Restaurante Seven & Six

Restaurante Seven & Six
El gastrobar Seven & Six es un proyecto gastronómico de un grupo de profesionales del sector hostelero que inició esta aventura para poder ofrecer un espacio cómodo, acogedor y especialmente diseñado para disfrutar del buen comer (y del buen beber), un lugar de reunión y charla, de distensión y disfrute.
La calidad de los productos está absolutamente garantizada y el servicio, joven y profesional siempre dispuesto a satisfacer al cliente.

El secreto de Seven & Six se puede resumir en exquisita coctelería, cocina de calidad elaborada con cariño, amplia e interesante bodega, precios muy asequibles y un trato cercano y profesional, en un ambiente confortable, cómodo y moderno.

Este gastrobar cuida su decoración con mimo; es de estilo neoyorkino y no le falta un detalle.
Cuenta con una fabulosa terraza para disfrutar del buen clima.

Puedes comenzar con un rico y variado tapeo, continuar con algunos de sus creativos platos y poner la guinda con un cóctel. 
Entre sus delicias, bacalao confitado con pil pil de boletus, Wagyu fileteado con milhojas de patatas y setas,chuletillas de cordero lechal con crujiente de pistacho, ceviche de bogavante con erizo de mar, souflé de chocolate con helado de vainilla de Zanzíbar y manzana asada y un Dry Martini, cosmopolitan o pisco sour para asentar la comida y seguir disfrutando de la noche...

Horario:
Los lunes, martes, miércoles, jueves y domingos de 10.00 a 01.00.
Los viernes y sábados de 12.00 a 02.30.

Restaurante Seven & Six Seven&Six Seven&Six Seven&Six Seven&Six
ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 2 OPINIONES
Default Avatar
Artur

20 de noviembre de 2013 a las 13:10

Extra, Super!!

Default Avatar
Ariana

4 de junio de 2013 a las 06:41

Tiene unos ventanales enormes y una decoración muy bonita. A nuestra llegada tardaron mucho en recibirnos y eso que casi no había gente. Tardaron mucho en traernos la carta (que estaba destrozada). 5 platos no estaban disponibles y tardaron muchísimo en traer la comida. Antes de que llegara el plato principal habíamos estado ahí hora y media y eso que solo pedimos un entrante para compartir. Los condimentos en el rabo de toro no estaban bien molidos y esparcidos y creo que se suponía que no llevaba huesitos. Tenían las puertas abiertas de par en par por lo que el local tenía muchas moscas. La calidad de la comida por lo menos en esta ocasión fue terrible. El camarero fue muy cordial y atento.